El país exige la verdad sobre la muerte de Jorge E. Pizano y su hijo

En las últimas horas el sindicato de Medicina Legal en cabeza de Javier Oviedo, denunció que el Instituto no tiene cómo saber científicamente si el cuerpo del testigo clave en el caso Odebrecht tenía o no rastros de cianuro.

Varios líderes de opinión han entrado al debate que pone en entredicho la labor realizada por la entidad a cargo de Carlos Valdés quien en su informe relató que Pizano habría muerto por un paro cardíaco y que no había ningún rastro de cianuro a pesar de que en su vivienda fue encontrado un recipiente que lo contenía.


Javier Oviedo insiste en que no se puede buscar restos de la sustancia en tejidos que han estado expuestos al formol, ya que esto destruye la evidencia. “En el caso Pizano no hay una muestra de referencia, es decir, el cuerpo se cremó, entonces cómo va a decir un perfil genético sino existe el de la persona, eso es alejado de la verdad científica” indicó. Además dijo que se cometieron errores al realizar la necropsia.

Por su parte Carlos Valdés, Director de Medicina Legal emitió un comunicado en el que indica que “el Instituto cuenta con técnicas analíticas validadas para el análisis de cianuro. Este análisis se hace por cromatografía de gases con detector de masas. Esta técnica permite la separación y la posterior identificación de la sustancia con base en los fragmentos de masa, característicos para cada una”.

“Se realizaron los análisis en las muestras disponibles: humor vítreo y vísceras en formol. La metodología esta validada para analizar fluidos biológicos (como sangre y contenido gástrico entre otros) y muestras no biológicas. Por lo anterior, y teniendo en cuenta que se contaba con vísceras, las cuales tienen alta irrigación sanguínea, se constituyen en una buena matriz para el análisis” indicó Valdés.

Conocidas las denuncias el país exige respuestas más contundentes que un comunicado de la entidad para establecer las causas de la muerte de Jorge Enrique Pizano, cuyo testimonio era clave en la investigación de los hechos de corrupción de la multinacional brasileña Odebrecht y la vinculación de funcionarios públicos, y la de su hijo Alejandro Pizano, quien tomó agua contaminada con el cianuro cuya procedencia aún se desconoce.

Pin It