Siete académicos para la arepa

Por encargo de la revista Agenda Cultural Alma Máter, de la benemérita Universidad de Antioquia, siete especialistas acaban de rendir tributo editorial a la arepa, emblemático producto básico de la canasta familiar de millones de colombianos desde tiempos inmemoriales.

La publicación, pulcramente editada e ilustrada con un gusto exquisito, recoge la historia del alimento maicero en estos sesudos artículos: Amasijo, editorial de Gisela Sofía Posada; Del pan de los indios, de Francisco López de Gómara; El príncipe de las arepas, de Lorenzo Villegas, que es una oda a su padre. “Más paisa que la arepa”; ¡No, señor! No solo es paisa, de Vanessa Márquez Mena; De la arepa en pilón a la fábrica de arepas, de Julián Estrada O.; Cultura maicera: Sentido estético y representación del gusto, de Jesús Arcila Parra, y Arepas, sentidos y memorias, de Ramiro Delgado Salazar.

La agenda del primer centro de educación superior de Medellín va por la edición número 264, y es de circulación gratuita. Fue fundada en 1995 y tiene una acogida excepcional entre los estamentos universitarios y el público en general.

Para demostrar que es “puro cuento” lo del regionalismo enfermizo de los antioqueños, en su rico músculo fotográfico, aportado por la lente mágica del también periodista Julián Roldán Álzate, la revista incluye, además de la portada y la contra-portada, dos retratos de las arepas de maíz amarillo, rellenas de cuajada, que salen del horno hospitalario del municipio de Ramiriquí, en el departamento de Boyacá.

Doña Vanessa Márquez asume la defensa de la patente casi universal de este producto así: “Aunque la expresión “más paisa que la arepa” sea casi que emblemática para aludir a la región, la verdad es que no, la arepa no solo es paisa y, más aún, si como arepa no estoy dejando de ser afrocolombiana. La arepa es un alimento casi global, con miles de características, formas de preparación, significados y, lo más importante, sea cual sea su preparación, es un deleite al paladar”.

Ojalá no se molesten los editores de la llamativa publicación porque tomamos también un segmento evocador de un episodio al aire libre, en la histórica plazuela medellinense de San Ignacio, en el que mandó la parada el maíz, emanado de la pluma de doña Gisela, con el título ”La arepa invita”, evento gastronómico que tendrá su segunda versión en octubre próximo:

“La plaza se vistió de fiesta y nos vimos identificados con un alimento que nos regresó a los afectos más íntimos. Llegaron las cocineras, “los arepólogos”, así como los estudiosos que le han metido el diente al tema. De un tajo, o mejor, de un mordisco, esa redondez, ese sol entre las manos, nos devolvió un recuerdo de infancia, de los alimentos bien hechos”. La apostilla: La parrafada del cierre también sale del magín de los acuciosos redactores de la Agenda Cultural Alma Máter, de la Universidad de Antioquia:

“Hoy, las loncheras de los niños que van a los colegios están llenas de chatarra con código de barras. Somos muy berracos para emular las cocinas de otras partes y desconocer lo propio”. Esto es rigurosamente cierto.

Corte Suprema recibió pruebas de presunta corrupción en la Rama Judicial

La Fiscalía General de la Nación trasladó al alto tribunal todas las evidencias que le fueron entregadas hace dos años por el Gobierno de los Estados Unidos y que dieron lugar a las investigaciones.

El ente acusador señaló que mientras las evidencias que dejan al descubierto las irregularidades en la rama judicial, estuvieron en su poder, solo fueron utilizados los fragmentos pertinentes, sin embargo en esta ocasión un magistrado de la Sala de Instrucción ha considerado que en la indagación que adelantan contra un congresista se incorporen todos los elementos.

En comunicación sostenida con el magistrado, el Fiscal General encargado, Fabio Espitia Garzón señaló el riesgo de filtración de la información hasta ahora reservada, en particular aquella que tiene que ver con la vida privada de las personas y que no tiene que ver con el caso.

La Fiscalía además indicó que con relación a este caso de corrupción hasta el momento ha abierto 41 procesos, que han llevado a una sentencia condenatoria y está recaudando información relevante por cuenta de dos principios de oportunidad parciales que ha concedido.

Corte admite tutela contra el presidente del Dep. Tolima por declaraciones sobre liga femenina

El Defensor del Pueblo Carlos Negret fue quien interpuso la acción, luego de que Gabriel Camargo dijo en diciembre pasado que el fútbol femenino es un “cultivo de lesbianismo”.

Negret indicó que las declaraciones que hizo el dirigente deportivo fueron lamentables, reprochables y discriminan a todas aquellas mujeres que quieren dedicar su vida al deporte y en especial al fútbol.

El 20 de diciembre de 2018 Gabriel Camargo señaló en una conferencia de prensa que las jugadoras “Son más ‘tomatragos’ que los hombres. Pregúntele a los del Huila cómo están de arrepentidos de haber sacado el título y haberle invertido tanta plata. Eso es un caldo de cultivo de lesbianismo tremendo”.

En la tutela presentada por el Defensor del Pueblo indica que el juez de primera instancia solamente falló para que Camargo se rectificara, pero además se busca que haya protección directa a los derechos fundamentales de las futbolistas y de las mujeres en general.

La meca de la prensa alternativa

Si los cálculos no nos fallan, la meca de la prensa alternativa de Colombia es Medellín, ciudad que está a 192 kilómetros de Manizales, donde se imprime una buena cantidad de estas publicaciones en los talleres de LA PATRIA.

La entrada en circulación de estos periódicos es todo un recreo fascinante. Sus editores y redactores desparraman altas dosis de originalidad por todas sus páginas. Las ilustraciones son un homenaje al buen gusto. Creemos que en estos tabloides se están formando los más agudos cronistas del futuro.

No sabemos cómo se las ingenian para pagar los tirajes. Ojalá los donantes (si los hay) no vayan a claudicar. Y que crezca la pauta publicitaria, aparentemente anémica. Obviamente, la circulación es gratuita, pero se aceptan suscriptores espontáneos que de buena fe quieran apoyar la causa.

Nos late que “Universo Centro” es el portador del liderato en materia de circulación, contenidos y financiación. En su elenco tiene dos ’estrellas” del oficio: el caricaturista y escritor Elkin Obregón, autor de la deliciosa columna “Caído del zarzo”, y el periodista Pascual Gaviria, columnista de El Espectador y miembro del equipo de “La Luciérnaga”, de Caracol. Entre sus colaboradores esporádicos hemos visto al notable periodista Oscar Dominguez, ex director de “Colprensa”.

Circulan por la Bella Villa, entre otros, los periódicos de cinco universidades paisas de peso: la de Antioquia, EAFIT, la Pontificia, la Luis Amigó y la Medellín y de veinte instituciones más.

Cada mes aparece en nuestro barrio, donde funciona la benemérita Biblioteca Pública Piloto, una nueva publicación. La más reciente es de corte literario y se llama “El Gaviero” que convoca así a sus lectores a sumarse a sus huestes: “¿Eres escritor, fotógrafo, ensayista o ilustrador? ¿Quieres publicar tus textos, fotos e ilustraciones? Escríbenos”.

De los impresos ya acreditados entre los adictos a estas novedosas lecturas recordamos los nombres “De La Urbe”, concebido por estudiantes de las facultades de periodismo que funcionan en Medellín; ”Centrópolis”, “Epicentro”, “El publimetro”, “Contexto” y “Sextante”. (Don Google explica que el sextante es un instrumento que permite medir ángulos tales como dos puntos de una costa o un astro, generalmente el Sol, y el horizonte).

Los contenidos no se asemejan en nada a los de los diarios tradicionales. Para la muestra, este botón en el que redactor se goza a la promesera clase política:

“Breve historia políticamente incorrecta de Colombia. Era el día de la inauguración de un puente que comunicaría a dos importantes poblaciones del departamento. El gobernador llegó en helicóptero luciendo un esmoquin impecable y unas zapatillas muy bien lustradas. Los alcaldes y los concejales de aquellos municipios también llegaron emperifollados en lujosas camionetas último modelo. La comunidad se vistió de pinta dominguera y bailaba al ritmo de la música que salía de los altavoces. Se elevaron globos de todos los colores. Hubo aleluyas y cerbatanas. El gobernador cortó la respectiva cinta. La comunidad bebió y bailó toda la noche. El licor corrió por cuenta de la administración. Llegó la madrugada. Lo único que quedó faltando en el paisaje fue el puente”.

La apostilla: También va por cuenta del mismo marinero y escribidor: “Era el día de las elecciones presidenciales. Como de costumbre, a los centros de votación llegaron buses abarrotados de muertos dispuestos a ejercer su derecho a la democracia. Un vez realizado el voto, aprovecharon para saludar a sus familiares vivos, a quienes no veían desde hacía cuatro años. Departieron tamales y juguitos de caja, luego partieron de regreso al cementero, de donde regresarían a “hacer país”, como de costumbre, dentro de cuatro años”.