Hoy más que nunca: “No más Uribe, no más Cepeda”

Escrito por: Norberto Antonio Castaño Buitrago

Se afirma que “un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción” y pareciera que esta sentencia se estuviera viviendo en Colombia cuando como consecuencia del enfrentamiento entre dos personajes de la vida política nacional (Álvaro Uribe Vélez e Iván Cepeda, cada uno con su grupo de amigos) nosotros los colombianos cada día ahondamos nuestras diferencias, nos polarizamos más y generamos enfrentamientos que nos alejan de la paz que queremos.

Cuando hablo de ignorantes, hago referencia a que, sin conocer, lo que yo llamo “letra menuda” o “verdad absoluta”, tomamos partido a favor o en contra de los personajes ya mencionados.

¿Realmente los colombianos del común como usted o como yo sabemos que es lo que está pasando?, sabemos cuáles son los intereses de estos llamados líderes del país?

Se dice en el “popular” que Uribe Vélez odia a las FARC porque esa organización guerrillera de izquierda asesinó a su papá y que Cepeda odia a Uribe al atribuirle a los paramilitares, supuestamente creados por este, el asesinato de su padre.

Pero estos personajes, manipuladores profesionales de masas, nos llevan como mansos borregos, convirtiéndonos en idiotas útiles de sus intereses personales. Es hora de decir: No más Uribe, no más Cepeda.

Se afirma que en tiempos de guerra la primera sacrificada es la verdad y es precisamente eso lo que puede estar pasando en Colombia. Y se produce porque lamentablemente ya no se cree en nadie, no creemos ni en la justicia pues esta también fue corroída por la corrupción al conocerse que Magistrados de la Corte Suprema de Justicia exigían y recibieron miles de millones de pesos para favorecer o condenar.

No volvamos a la época aquella, luego del asesinato del llamado “caudillo del pueblo” Jorge Eliécer Gaitán cuando en Colombia se mataba por el color político. Si se era liberal o si se era conservador, dependiendo del lugar donde se estuviera, una persona por más buena que fuera era asesinada.

Hoy en pleno siglo XXI por defender causas que no conocemos a plenitud, hemos dejado de saludar a quien fuera nuestro amigo, nos insultamos y hasta llegamos a las agresiones físicas.

Hoy muchos colombianos decimos: “Estamos mamados de estas confrontaciones” y como dice el poema del Indio Rómulo “Los Políticos” ………A yo déjenme queto y no me jodan más.

Pin It