NO MAS DISCURSOS, ¡GOBIERNEN!

Escrito por Jose Eustasio Rivera Montes.

Hay mandatarios que siguen en campaña. Luego de la posesión y nombrar su equipo de gobierno, muchos no se han dado cuenta que ya paso la efervescencia electoral y que se tienen que tomar acciones propias de la administración publica. Son más de 40 días en la que se iniciaron labores, y se siguen repartiendo besos y abrazos por doquier. Mandatarios y equipos de gobierno, ¡manos a la obra!

Los primeros 100 días de gobierno son el 6% de los 4 años de mandato. En este corto tiempo, no es mucho lo que puede lograrse en términos de objetivos concretos y estratégicos de políticas públicas significativas, ni lo que puede decirse sobre el futuro inmediato de desempeño del gobierno. Pero tiene un significado simbólico y son interpretados muchas veces como un barómetro del poder de un gobernante entrante.

Organizar el gabinete y la estructura del equipo de gobierno, anuncio de decretos y resoluciones, viajes determinantes a la ciudad de Bogotá, acuerdos y ordenanzas desde la asamblea y los concejos municipales, medidas urgentes son algunos de los indicadores que se usan para analizar los primeros 100 días. Es aquí donde ya se empiezan a determinar si las decisiones son favorables, si han sido fortaleza, capacidad de gestión y potencial de efectividad. Hacer un balance, de los avances, victorias tempranas y acciones de ejecución de todos los entes territoriales.

No se debe mirar con arrogancia la corporación pública. Si bien es cierto que hay electores y no electores del mandatario, hay que pasar la página de las elecciones, estas son la junta directiva del alcalde y el gobernador y co administran el presupuesto y las decisiones más importantes del territorio. Con ellos se ejecuta y se define el rumbo y el norte de toda una ciudadanía.

El gobernador, 37 alcaldes y equipos de gobierno, hay que pasar la página de las elecciones, si bien es cierto que ganaron las mayorías, es deber ser tomar determinaciones para todos. Solo un 35 o 40% de la población es quien elige a sus gobernantes, pero es para el 100% de la ciudadanía que se gobierna, sin espejo retrovisor y sin revanchismos.

Las fotografías en las redes sociales institucionales y en los medios de comunicación, deben pasar a los resultados concretos de gobierno. Me llena de preocupación la poca asistencia de la comunidad en las mesas de plan de desarrollo que ya se empiezan a generar en los municipios. El ciudadano ya no cree en sus instituciones, y por eso el gran reto es avanzar en gobiernos eficaces y eficientes. No más discursos, gobiernen.

Pin It