EL DRAMA DEL DESEMPLEO JUVENIL

Escrita por Jorge Fernando Perdomo

Resulta alarmante conocer las cifras del desempleo, agravadas en el segmento juvenil, que afecta no solamente el joven, que diariamente persigue la recomendación de un político para un puesto, que golpea infructuosamente las puertas de las pocas empresas en nuestra región y que lamentablemente continúa engrosando las cifras de desocupados, convirtiéndose en una situación de drama para la familia, que ilusionada hizo un esfuerzo para contribuir a formar sus hijos, en una profesión que dignificara su existencia.

Si buscáramos responsables, deberíamos identificar en primera instancia, a aquellas instituciones educativas, qué por su exclusivo ánimo de lucro o su falta de compromiso con la región, continúan formando talento humano para el desempleo, pues sin profundizar en un análisis del entorno, encontraríamos que hay profesiones que no tienen mercado, que están saturadas en su oferta, y aun así continúan ilusionando a quienes quieren forjar en su educación un futuro mas prometedor. Como poder entender, qué habiendo identificado nuestras potencialidades desde hace varios años en la agenda de competitividad, no estemos formando profesionales en esas apuestas productivas que seguramente presentan mayores posibilidades de ocupación.

Y en esa línea de cuestionamientos, nos cabe la reflexión: ¿que estamos haciendo como establecimiento, sociedad civil y gobierno para potencializar nuestras apuestas productivas para desarrollar el departamento y de contera generar empleo.?

A riesgo de ser recurrente e incisivo, y lo seré hasta el cansancio, el Huila debería dirigir sus esfuerzos para desarrollar el turismo como apuesta de primer orden, generadora de riqueza y mucho empleo.

El turismo, que como industria ya le está generando al país divisas por más de seis mil millones de dólares que nos dejan los más de 5.5 millones de visitantes (en San Agustín, cerró con decrecimiento del 19% para solamente 91.626 ingresos al parque arqueológico), tiene que convertirse en el eje estratégico de nuestros planes de desarrollo económico.

Tenemos todos los insumos para hacerlo, pero falta decisión. Tenemos que proponernos metas ambiciosas, pero posibles, no como la contenida en la agenda de competitividad que había fijado para este año 2.2 millones de turistas.

Para promover esta importante industria, es necesario destinar recursos significativos fortaleciendo el presupuesto de competitividad, contar con una red vial en excelente estado, servicios públicos en los destinos turísticos, conectividad, hotelería, reglamentar en los planes de ordenamiento territorial la actividad del turismo para prevenir impactos negativos y por supuesto, capacitar nuestros jóvenes en áreas como el servicio al cliente, gastronomía, guianza turística, bilingüismo y muchas otras actividades afines.

Solo así, estaríamos dando un salto enorme en el desarrollo del Huila y generando nuevas oportunidades de trabajo que desactive esta bomba de tiempo que está gestándose por el creciente desempleo.

.

Pin It