-AL AIRE-

Suspicacias sobre la elección de la Contralora del Huila

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Se presentaron cincuenta candidatos para ejercer la Contraloría del Huila. Jaime Ramírez Plazas aparecía como el más brillante, pero el cargo se lo ganó la joven Adriana Escobar, amiga del gobernador y más de su hermano Celiano.

El asunto fue motivo de controversia en su momento y -como suele ocurrir- “se apagó” con la posesión de la funcionaria.

Sin embargo, el escándalo de los concejales y la elección comprada de contralor y personero de Neiva ha regresado el tema a la opinión y parece que también a las decisiones judiciales.

Algunas llamadas de las miles interceptadas abrieron un agujero de buen tamaño para volver sobre posibles fraudes.

Ramírez Plazas, el popular “chucula”, denunció –en su momento- un cambiazo de las pruebas realizadas por la Uni-Navarra, en la madrugada del día crucial. Lo habría hecho el propio Celiano, hermano del gobernador, considerado por muchos “la mano negra” de esa familia en el poder.

La presunción es que así como hubo maniobras atrevidas en la U. Surcolombiana para elegir contralor y personero de Neiva, en la UniNavarra hubo tretas para imponer a la amiga de Celiano.

Al ponerla –a las malas, como parece- en el primer lugar de las pruebas académicas, pavimentaron el camino para que todos los diputados –ya charlados- votaran por la candidata del gobernador.

Lo escribí, tras la sospechosa elección, basado en testimonios de los afectados, incluyendo a “chucula”:

-Habría memorias y documentos para establecer que una es la prueba presentada por la señora Escobar y otra la que publicaron horas después para favorecerla y garantizar su elección, lo cual comprometería penalmente a la rectora de UniNavarra, que –de comprobarse la versión- tendría un pie en la cárcel.

Mauricio Muñoz, el presidente de la Asamblea que autorizó a la Uni-Navarra dice que todo lo hizo bien. No está clara la actuación de la diputada Clara Vega, quien presidió la asamblea cuando consumaron el fraude o la elección.

Lo que me dicen mis fuentes “de alta fidelidad” es que Ramirez Plazas le llevó las pruebas del delito al gobernador y después de una cuantas aromáticas, el fogoso “chucula”, que horas antes despachaba barriles de saliva, no ha vuelto a dramatizar su derrota. Salió como débil corderito después de la terapia recibida. Y que ha vuelto dichoso a recibir la dosis.

También que recibió un buen contrato en la contraloría de Neiva por su asesoría (una conferencia) que precipitó la elección de personera y contralor.

A diferencia de quienes piensan que la fiscalía se ha quedado corta, yo destaco su trabajo y el liderazgo de Justino Hernández para enfrentar los múltiples nidos de corrupción. Sacar a los bandidos de la madriguera es su tarea. Y en eso anda.

Este tema de la elección de contralora del Huila se pone caliente. Que no se enfríe el robo a la alimentación escolar (Germán Trujillo, esposo de Cielo González) ni la activa labor del tío Uriel (tio del gobernador) en los programas PAE de esta temporada.

Pin It