-AL AIRE-

Dos historias de vida: Un padre ausente y la vez que el profesor Nacho perdió la memoria (por un año)

Dos historias de vida: Un padre ausente y la vez que el profesor Nacho perdió la memoria (por un año)

Mateo es un Te Amo en desorden, porque en desorden es como vivimos el amor, dice Carolina Calderón Rojas (de Pitalito) en el libro que acaba de publicar.

-“No soy coach ni psicóloga ni periodista ni, mucho menos, especialista en alguna corriente espiritual. Ningún título obtenido en la academia me certifica para escribir sobre el amor. El entrenamiento al respecto son mis vivencias y mis certificados los suspiros por lo superado”.

“Mi nombre cuenta una historia llena de victorias: la niña chiquita sigue igual de emotiva, con dolores que ya no duelen y fantasmas que ya no asustan. Crecí gracias a la valentía de mi madre que suplió a mi padre ausente. Aquel contraste entre amor y ausencia se convirtió en el hilo guía para saldar las deudas de ese laberinto. Aprendí a no encarcelarme con viejos dolores, para liberarme con nuevos amores. Tengo mucho cuidado con aquello que empaco en esta maleta que son mi mente, mi corazón y mi alma…”.

Un episodio fuerte en la vida de Nacho, ex esposo de María del Carmen Jiménez.

El profesor Luis Ignacio Murcia Molina (licenciado en lingüística y literatura) estuvo casado con “la negra” María del Carmen y tienen dos hijos. En la tragedia que vivió Nacho fueron fundamentales para su recuperación. Lo mismo que sus hermanos Pablo Isidro, María Sadie y Ana Elisa.

Dos historias de vida: Un padre ausente y la vez que el profesor Nacho perdió la memoria (por un año)

-“Hoy trato de armar el rompecabezas con la información recuperada. El incendio y la quemada fueron los dos últimos eslabones de una larga cadena de episodios ocurridos con Yamilé.

Su belleza atraía a primera vista y nunca pasaba inadvertida. Llamaba la atención por su cuerpo espigado y su piel trigueña. Cabello negro frondoso un poco ensortijado y recogido en una cola de caballo, casi siempre.  Cejas depiladas pero abundantes. Sus ojos como dos gotas de miel, cálidos y provocadores. Labios carnosos y tentadores. Senos turgentes y pronunciados… Una miel para los hombres. Y también para las mujeres.

-Fui uno de los tantos que cayó atrapado en las redes y el embrujo de la seducción de Yamilé.

-Ella, en un arranque de celotipia, intentó una primera vez meterle fuego a la biblioteca. Mis libros eran los bienes más preciados, por encima de las mujeres y las cervezas. Yamilé era obsesiva, tenía que golpearme fuerte, afectar cuanto más me gustaba.

El asunto (para abreviar el cuento) es que la muy bandida le prendió fuego a la biblioteca y el profesor Nacho (de la Universidad Surcolombiana) se salvó de milagro, pero resultó quemado en una cuarta parte del cuerpo.

Días después perdió la memoria por completo durante seis meses. Y parcialmente durante otros seis. Enloqueció. Quiso matarse. Sus hijos evitaron que lo encerraran en un manicomio.

“El amor es una mentira pero funciona” es otro título de uno de varios libros que ha publicado. Este que registra episodios escabrosos de su vida es sugestivo: “De regreso al olvido”. 

 

 

 

 

Pin It