Senador Iván Marulanda: “Petro es populista y ególatra. Uribe no se para en pelos. Duque es muy joven e inseguro”

Dice que el Congreso de hoy es peor que el de hace 30 años, mañoso. “No hay un nivel respetable”.

La estatura política del hoy senador Iván Marulanda es innegable. Fue cofundador del Nuevo Liberalismo con Luis Carlos Galán y Rodrigo Lara Bonilla. Fue miembro de la Asamblea Constituyente de 1991. Senador de la República en los años tormentosos del 86 al 90. Antes alcalde de Pereira. Recientemente asesor de Sergio Fajardo en la gobernación y después en su campaña presidencial.

Vino al Huila a visitar a los amigos del Partido Alianza Verde y Compromiso Ciudadano, según me dijo en la radio. “Tenemos reuniones, vamos a examinar temas políticos, la situación del país, el Huila”. Marulanda fue elegido senador por la llamada Coalición Colombia, donde también participó el Polo Democrático.

Le comento que su partido es muy incipiente en el Huila…

-Sí, en general es un partido incipiente, pero en un proceso de crecimiento.

Especialmente en el Huila no ha "cuajado" por sus dirigentes, líderes, divisiones ¿Por qué?

Francamente no le sé responder, porque como Partido Verde es la primera visita que hago a Neiva, voy a estar con los amigos a ponerme al día sobre en qué van las cosas, conocer a muchos de ellos que no conozco, no le sé contestar.

¿Cómo van a manejar el tema de candidaturas a gobernación y alcaldía?

Ese es un tema que manejan los compañeros localmente, me estaban comentando que están examinando todos los escenarios para ver qué camino toman.

La minga indígena

Se encontró con la minga indígena y el problema agropecuario ¿cuál es su diagnóstico sobre esa problemática?

Este es un tema de siempre, el sector agropecuario colombiano es relegado a un plano inferior. No se le ha dado ninguna importancia desde el poder político, económico. Es increíble que un país en el que tiene tanta importancia la ruralidad desde el punto de vista de la población, los recursos naturales que están allí, la producción, desde el punto de vista económico, social, político, geoestratégico, esté tan abandonado desde siempre.

Hay un problema de ignorancia del sector central, este es un país infamemente centralista con unas burocracias en Bogotá que no conocen el país, que no les interesa el país. Aquí hay un problema grave de olvido, abandono, indiferencia, desprecio por una realidad que es superior, la del campo colombiano y no por lo conflictiva.

Con dignidad campesina

En la misma mesa de Huila Stéreo estaba Óscar Gutiérrez, presidente de Dignidad Agropecuaria. ¿Son amigos, son cercanos, en el estudio de los temas agropecuarios?

Es una grata coincidencia, tenemos un encuentro con el Polo Democrático muy creativo, constructivo, una gran experiencia en la Coalición Colombia en las elecciones pasadas. Nos hemos encontrado en muchos aspectos en la manera de entender la política, las ideas, la ética, tenemos diferencias como es necesario para poder construir, pero tenemos más afinidades, convergencia y solidaridad que cualquier otra cosa.

Oposición al gobierno Duque

¿Cuál es la relación de su partido con el gobierno de Duque y cómo ve el arranque de su administración?

Estamos en la oposición desde la campaña presidencial, nosotros presentamos en Coalición Colombia con el Polo Democrático, Compromiso Ciudadano y Alianza Verde una candidatura presidencial, unas listas de Congreso contrapuestas a la propuesta política del Centro Democrático, no tenemos afinidades ideológicas, en la manera de hacer la política, ni de entenderla, somos muy distintos.

Seguimos en la oposición cada vez más convencidos de que tenemos razón en seguirle planteando al país una alternativa distinta a lo que representa el gobierno. Es un principio de gobierno muy melancólico y de muy baja calidad política.

Hay quienes piensan que nos hubiera ido peor con Fajardo a quienes algunos consideran "tibio"

Sergio Fajardo es un hombre poco polémico, no está en las posiciones radicales, es de centro, de convergencias, unidad, convocatoria, que está pensando en el futuro más que en el pasado y eso es muy extraño en Colombia donde nos la pasamos peleando.

Por lo mismo, Fajardo es un personaje atractivo, porque la gente está muy cansada de la pelea, el odio, la rabia. Hemos perdido mucho tiempo, energía, vidas, oportunidades, en una confrontación tan dura como la que hemos tenido a lo largo de la historia. Sergio es un hombre de paz, una persona ecuánime que no está en la polarización y que no está en la polémica.

Petro es una persona muy difícil

¿Qué hacen con Petro y el Polo que hacen parte de ese conflicto y enfrentamiento nacional?

Con el Polo tenemos una magnífica relación y es una construcción desde la discrepancia, pero civilizada, inteligente, con argumentos y construimos juntos. Con Petro no, es una persona muy difícil que está en un sitio de la política en el que no nos encontramos. Es una persona de extrema, populista, con el que no hay una construcción, es un ególatra, mientras que Jorge Robledo es una persona muy importante en la política colombiana.

¿Qué hacer con Petro?

Ese es un problema del país, habrá que esperar a ver qué hace con sus líderes políticos porque es un hombre importante que tuvo una gran votación y vamos a ver qué destino tiene, pero por lo pronto yo no estoy con él.

En las elecciones presidenciales, usted prefirieron abstenerse que votar por Pedro como correspondía a la coalición con la izquierda…

Nosotros votamos en blanco. Petro es el Álvaro Gómez de la izquierda, cada vez que se postule va a reunir a más de medio país para vetarlo. Si nosotros hubiéramos pasado a segunda vuelta hubiéramos ganado.

En la política nosotros no entendemos que haya que derrotar a los otros tanto como hay que ganar con unas ideas, planteamientos, actitudes y propósitos. Ese tema de reunirse para derrotar al otro es de muy mala consecuencia porque hay que estar en los sitios donde uno tiene una convicción, una posición para defender.

¿Políticamente creen que hicieron lo correcto?

Petro no tenía opción de ganar, nosotros sí. Si él no se hubiera atravesado en el camino hubiéramos tenido seguramente un país distinto.

Pero las cifras en la primera vuelta dicen otra cosa…

Claro, por eso no pasamos a segunda, pero la cosa no es pasar sino ganar.

El expresidente Uribe “aguerrido, no se para en pelos….”

¿Qué piensa del expresidente Uribe?

Lo conozco mucho, fuimos al mismo tiempo concejales de Medellín en 1984, después fuimos senadores al mismo tiempo en 1986, compartimos curul en la comisión séptima. Es un guerrero formidable, un político aguerrido, un hombre de derecha y que "no se para en pelos" detrás de sus propósitos.

Hoy sin duda es un senador de condiciones muy importantes que hace intervenciones de fondo sobre todos los temas y es un jefe político muy importante.

¿Raya algunas veces con el atropello o la ilegalidad?

Por ejemplo cuando le torcieron el cuello a la Constitución para lograr la reelección, es una prueba evidente de cierto sentido político que va más allá de ciertos escrúpulos, busca sus propósitos de manera muy aguerrida.

¿Da la sensación que es una especie de caballo desbocado capaz de hacer cualquier cosa por mantener el poder?

Sí, pero es un peleador y ha perdido y ha seguido luchando. Es un ejemplo de persistencia en la política y de vigor en el combate político. Ha logrado unos resultados extraordinarios y es un hombre con mucho poder, muy duro, un contendor de mucho cuidado.

Duque es muy joven e inseguro

¿La pelea es con Uribe o con Duque?

Duque no es un hombre muy fuerte, es muy joven e inseguro, está apenas conociendo el país y la política en su condición de presidente. Yo diría que es un hombre con muchos vacíos y debilidades.

Álvaro Uribe lo sostiene, lo impulsa y lo mantiene ahí en el poder, me imagino yo que le ayuda en estas situaciones, pero la pelea nuestra no es contra personas sino contra realidades, la pobreza, la injusticia, la violencia, el irrespeto a los derechos humanos, realidades sociales.

Estamos encontrando un camino y una sintonía con las mayorías del país que ya tienen una masa crítica de ciudadanía, que vota con mucha independencia y por primera vez en mi vida que es muy larga en la política yo veo una luz al otro lado del túnel. Hay la posibilidad de que Colombia tenga por primera vez en un futuro inmediato un gobierno alternativo.

¿Está viendo Presidente a Fajardo?

Yo creo que va a jugar muy fuertemente y creo que va a ser presidente.

Un Congreso decepcionante

¿Cómo se siente de nuevo en el Senado?

Estoy un poco sorprendido, yo había estado hace treinta años en el Senado, en la época del Nuevo Liberalismo y cuando asesinaron a Luis Carlos Galán éramos compañeros en la bancada. Este congreso es muy distinto.

¿Mejor o peor?

Peor. Hay un factor que me impresiona mucho y es que la calidad intelectual, ideológica, doctrinaria del escenario se ha caído enormemente, entre otras cosas porque muchos de esos actores que hay se compran la curul y no están ahí por una condición intelectual o política sino por su capacidad de recorrer caminos azarosos en la compra de votos.

Llegan a otra cosa, no a pensar el país, sino por intereses muy personales y el debate es muy pobre.

¿Hoy es más difícil discutir con ideas?

Sí, en aquella época había partidos con los que se podía tener discrepancias sobre los contenidos ideológicos pero había posiciones de partido y tenían una historia y referentes doctrinarios, disciplina. Ahora cada uno es un partido y las líneas que dividen esos cuadros que están allí representados son invisibles, uno no sabe qué diferencia hay entre ellos, sobre todo en los tradicionales.

¿Hoy asusta más el congreso que antes?

Sí, es un congreso mañoso. A mí me tocó una época muy dura que fue la legislatura de 1986 cuando asesinaron cuatro senadores, dos de la Unión Patriótica, un conservador y a Luis Carlos Galán y era una época muy tensa desde el punto de vista de la situación nacional y de la violencia política. Hoy no están esas amenazas, pero no siento que haya un nivel respetable.

Pin It