¡Ojo con Pericongo!

El problema vial que afronta el sur del Huila se ha convertido en una de las principales preocupaciones para los viajeros, en especial en esta temporada de fin de año. La concesionaria Aliadas para el Progreso continúa sin dar soluciones en la movilidad en esa zona del departamento.

Un nuevo accidente de tránsito se registró durante el fin de semana en el sector de Pericongo, un camión que al parecer presentó fallas mecánicas y se fue al abismo causándole la muerte a tres personas, el conductor del vehículo y dos mujeres. Las víctimas fueron identificadas como Jhon Freddy Muñoz Obando, Erika Tatiana Vargas Carrejo y Alexa Jennifer Ardila.

Las difíciles condiciones geográficas de la zona, sumado a las condiciones del clima, la falta de mantenimiento y el descuido de los gobiernos que no vigilan ni exigen resultados a la concesionaria Aliadas para el Progreso hacen de la vía entre Altamira y Timaná un riesgo latente para los viajeros y un problema para las economías de los departamentos de Huila, Caquetá y Putumayo que diariamente transportan sus productos por allí.

El 31 de diciembre del año anterior cuando cientos de viajeros intentaban llegar a sus hogares para pasar las festividades con sus familias un derrumbe cayó sobre la vía llevándose parte de la banca y ocasionando un enorme trancón que dejó los vehículos atrapados por varias horas. En los primeros días de enero la concesionaria emitió un comunicado alertando a las empresas transportadoras del riesgo de transitar por allí y sugirió tomar vías alternas.

Durante el 2018 fueron muchos los problemas que se presentaron en el sector de Pericongo, teniendo a las lluvias como agravante. El pasado mes de abril una roca cayó sobre un vehículo particular terminando con la vida de Pablo Castro Jiménez de 38 años de edad y dejó gravemente heridas a dos personas más, días después también falleció Jorge Antonio Quintero Toledo.

Ante la gravedad de la situación los diputados del Huila optaron por encadenarse en la Plaza de Bolívar de Bogotá para exigir al gobierno nacional recursos para solucionar los problemas viales, finalmente fueron asignados 20.000 millones de pesos para el mantenimiento de las vías alternas por Naranjal, Sicana, y Acevedo.

Para el final de 2018 el panorama no es alentador, a pesar de las constantes quejas de la ciudadanía y de los alcaldes de las poblaciones aledañas que son las principales afectadas, la concesionaria encargada no ha efectuado soluciones reales y la movilidad hacia el sur del país continúa siendo motivo de incertidumbre.

Pin It