Zozobra en el Huila

El regreso de hechos extorsivos, homicidios y la presencia de panfletos que anuncian un toque de queda, tienen en alerta a las autoridades del departamento. El fin de semana se registraron seis hechos de sicariato en los municipios de Gigante, Neiva y Campoalegre.

La firma del acuerdo de paz marcó un antes y un después para los huilenses que fueron testigos de la disminución de dichos delitos, generando un ambiente de tranquilidad en las zonas que por décadas habían sido acosadas por los grupos armados al margen de la ley. Sin embargo, hechos recientes parecen indica que la época de la paz terminó y volvió la zozobra al departamento.

El primero caso de sicariato se cometió contra Jesús Andrés Fierro, quien fue atacado con arma de fuego en la noche del pasado sábado en su vivienda, ubicada en la invasión Islas del Sol, norte del municipio de Campoalegre. El hombre recibió cuatro impactos de bala. Según la Policía Huila, alias “Tuso”, como era conocido por algunas personas, tenía antecedentes judiciales por porte ilegal de armas, concierto para delinquir y hurto.

Por estas razones, la autoridad asevera que este sería un presunto ajuste de cuentas entre delincuentes del sector. Otro caso fue en el municipio de Gigante. Allí, Gladys Durán Camero, de 52 años de edad y reconocida comerciante de esa localidad, fue baleada en la noche del pasado sábado. En el ataque, Darío Fierro resultó herido y remitido a la ESE Hospital San Antonio, de la municipalidad, donde posteriormente murió.

Según los vecinos del lugar, un hombre sin mediar palabra desenfundó un arma de fuego y disparó varias veces contra la mujer, quien era propietaria de la caseta Los Remansos, ubicada en la vía que de Gigante conduce a Garzón; junto a ella estaba Fierro, quien también recibió impactos de bala.

Finalmente, en los barrios Las Palmas y Los Rosales, en la Comuna 10 de la capital huilense, fue asesinado José Yamid Celis Ramos, de 25 años de edad, y herido un hincha del Atlético Huila. El primero se encontraba transitando por inmediaciones de la Escuela Las Palmas Calle 21 con Carrera 56, cuando un sicario le descargó seis disparos de arma de fuego.

El joven había estado en un proceso de rehabilitación en Bogotá, pues consumía estupefacientes. Soñaba con dejar completamente el consumo de droga. Luego ingreso a prestar su servicio militar al Ejército Nacional. Mientras tanto, Luiyi García, conocido como "Yeyita", un reconocido barrista de Alta Tensión Sur, fue impactado de varios disparon de arma de fuego en el barrio Los Rosales, en la Comuna 10. A esta hora se encuentra recibiendo asistencia médica en el Hospital Universitario de Neiva.

Tanto la Policía Metropolitana de Neiva como el Departamento de Policía Huila están adelantando desde ya las investigaciones para dar con los responsables de estos hechos de sangre.

Pin It