GOBIERNO NACIONAL PRESENTA DECÁLOGO PARA EL AISLAMIENTO PREVENTIVO OBLIGATORIO INTELIGENTE

El próximo 26 de abril, a las 11:59 p.m., terminará el aislamiento preventivo obligatorio. Sin embargo, el Gobierno ha insistido en que, a pesar de que las medidas han funcionado, hay restricciones que deben continuar debido a que el coronavirus seguirá en el mundo, y las posibles vacunas aún tardan en llegar.

Por esa razón, el presidente Iván Duque está hablando de un aislamiento preventivo, obligatorio e inteligente del que, según él, ya se está hablando en Países Bajos, Alemania y Suiza. Ante esta situación, Duque habló de diez puntos clave que deben ser tenidos en cuenta para el aislamiento inteligente.

Primero: "Los niños y jóvenes deben estar en su casa, como mínimo, hasta el 30 de mayo. No universidades, no colegios, no jardines para que no se conviertan en vectores de propagación"

Segundo: los mayores de 70 años también deben quedarse en casa hasta el 30 de mayo.

Tercero: las personas con ciertas enfermedades que las hacen más vulnerables, de igual forma, tienen que permanecer en sus casas.

Cuarto: las fronteras seguirán cerradas.

Quinto: los vuelos nacionales se podrían restablecer hasta que se evalúe su pertinencia después de que termine la emergencia.

Sexto: eventos públicos en bares, discotecas y otros espacios no pueden ser reabiertos. El presidente Duque ya ha dicho que esto debería seguir así al menos durante 18 meses.

Séptimo: el teletrabajo en la medida en que sea posible por parte del Gobierno, así como "invitar a que las empresas lo puedan hacer"

Octavo: protocolos de seguridad como el uso del tapabocas.

Noveno: cuidado en el transporte público. "Ahí podemos tener muchos focos de aglomeración y no queremos que esas aglomeraciones nos hagan retroceder en lo que hemos ganado frente al virus", dijo Duque.

Décimo: distanciamiento social, para lo que se espera que haya restricciones en eventos como misas y matrimonios: "Aquí tenemos que recuperar vida productiva más no la vida social".

EL COVID 19 HACE PRESENCIA EN OTRA CÁRCEL DEL PAÍS, ESTA VEZ FUE LA DE FLORENCIA, CAQUETÁ

Tal como ocurrió en La Picota de Bogotá, en donde ya hay dos casos confirmados de Covid 19, un interno trasladado desde Villavicencio a la capital de Caquetá es el primer caso positivo de esta enfermedad en la prisión de esa ciudad.

"Es un joven de 35 años que vino trasladado de Villavicencio en uno de los centros penitenciarios donde hoy tenemos confirmados casos positivos. El solo hecho de llegar de este centro penitenciario enciende las alarmas, se activa el protocolo, se hace la orden de toma de muestra y se nos confirma el día de hoy que es positivo para Covid 19", declaró la secretaria de Salud departamental, Lilibeth Galván.

La funcionaria agregó: "Estas órdenes son emitidas por el Gobierno Nacional, son de desconocimiento tanto para la Secretaría como para director del centro penitenciario, solamente hasta que "los resultados llegan ya aquí al departamento". La secretaria Galván manifestó que a la prisión de Florencia llegaron no uno sino dos reclusos desde Villavicencio, y que sobre ambos se hicieron las pruebas protocolarias. Solo uno dio resultado positivo.

La funcionaria, al divulgar esta información, envió de paso un mensaje al Gobierno Nacional: que "en este periodo de pandemia se abstengan de realizar ese tipo de traslados que se convierten en focos de riesgo, de contagio. Recordemos que esto (la COVID-19) tiene un alto grado de transmisibilidad y pone en riesgo las condiciones. En este caso, por tratarse solo de dos casos, el centro penitenciario pudo tomar todas las medidas de rigor".

El pasado viernes 10 de abril se confirmó el primer caso de nuevo coronavirus dentro de una cárcel: era un recluso de la cárcel de Villavicencio que murió el pasado 5 de abril por el virus. Dos días más tarde se confirmó el segundo el segundo caso de la misma prisión. Diez días más tarde, en ese centro de reclusión han muerto tres internos por el coronavirus y 25 personas más han resultado infectadas, incluidos siete guardianes.

COLOMBIA ENTRA EN UNA ETAPA DE SUPRESIÓN Y EL AISLAMIENTO CONTINUARÁ POR MÁS TIEMPO

Población de tercera edad y personas con enfermedades metabólicas que puedan complicar el contagio de COVID-19, deberán seguir con medidas de cuarentena obligatoria. Los niños y jóvenes también continuarán con la educación virtual que les permite guardar el aislamiento.

Las medidas de aislamiento voluntario y aislamiento obligatorio, en algunos sectores, seguirán luego del 27 de abril. Así lo confirmaron el presidente Ivan Duque y el ministro de salud, Fernando Ruíz, quienes además señalaron que Colombia ya entró en una etapa de supresión, “dados los resultados en el índice de transmisión se puede decir que estamos en etapa de supresión, es decir muy cerca a bajar la curva”, agregó el jefe de cartera de salud.

Frente a las medidas de restricción, que se impondrán desde el próximo 27 de abril, fecha en la que termina el primer periodo de cuarentena, el ministro de Salud reiteró que algunos grupos, como los adultos de la tercera edad, deberán seguir en aislamiento obligatorio. De igual forma, los niños y jóvenes continuarán con las clases virtuales y las personas que padezcan enfermedades metabólicas que puedan complicar el contagio de COVID-19, como la diabetes o la hipertensión, también se les recomienda permanecer en casa. (Lea: 'Después de la cuarentena habrá apertura por grupos y en horarios': ministro de Salud)

El presidente Duque fue enfático en la importancia de seguir con el aislamiento voluntario en la medida de lo posible y señaló que este proceso puede llegar a durar “un año o más”. La idea es reactivar la economía. “En la medida en que se estén abriendo diferentes sectores, la población mantendrá su aislamiento obligatorio”, dijo.

Justamente, esa es la idea de la "supresión". Aunque el ministro de Salud no la explicó en detalle, esta fase consiste, en tomar medidas drásticas como la cuarentena y el cierre de colegios y universidades, que ya Colombia ha adoptado. Ese bloqueo social busca darle mucho más tiempo al sistema de salud para prepararse y que no colapse cuando haya un mayor número de casos de infectados. Como lo ha reiterado el Ministerio de Salud, sus cálculos indican que habrá 4 millones de colombianos que requerirán atención hospitalaria y, al menos, otro millón que necesitará una cama en cuidados intensivos (UCI). El 12% de los afectados serán asintomáticos y el 88% sintomáticos.

¿Cómo evitar que eso no suceda en medio de una epidema en la que el 70% de la población colombiana se infectará? El escenario más probable en esa "supresión" será el de hacer bloqueos intermitentes. La "estrategia del acordeón" es como llaman ese plan que el Gobierno ya ha contemplado. Consiste en permitir que, por un tiempo determinado, salgan algunos grupos a las calles y, una vez finalizado ese lapso, haya otro período de cuarentena. Como lo sugiere la metáfora es hacer “aperturas” y “cierres” sucesivos. ¿Cada cuánto tiempo? El Ministerio aún no lo ha aclarado, pero hace poco la Universidad de los Andes elaboró un modelo que explica con un poco más de detalle ese escenario aplicado en Bogotá (Ojo: es un modelo. La decisión final del Distrito y del Gobierno será explicada en las próximas semanas)

Como le dijo la epidemióloga Zulma Cucunubá a este diario hace unas semanas, esa estrategia de "supresión", dependerá, sin embargo, "de la capacidad para predecir la demanda de cuidados intensivos con proyecciones de al menos tres semanas". En el informe que hace poco elaboró el equipo del Imperial College de Londres, al que pertenece Cucunubá, era claro en la importancia de esa fase en la epidemia de COVID-19 (fue hecho para el caso de Reino Unido y EE.UU.): "La supresión requerirá de una combinación de distanciamiento social de la población entera, aislamiento y cuarentena domiciliarios de los miembros de su familia. Es posible que esto deba ser suplementado con el cierre de escuelas y universidades (...) El principal desafío es que este tipo de paquete de intervención intensiva- o algo equivalentemente efectivo en la reducción de la transmisión- deberá ser mantenido hasta que una vacuna esté disponible".

También hacían otra aclaración: "No es totalmente certero que la supresión pueda tener éxito en el largo plazo. Ninguna intervención de salud pública, con tales efectos disruptivos en la sociedad ha sido probada antes por un periodo de tiempo tan largo".

Hasta el momento, en el país hay 3.233 los casos positivos de contagio. 144 personas han fallecido y 550 se han recuperado.

EXPERTOS PIDEN AL ALTO GOBIERNO QUE DECISIONES SOBRE LA CUARENTENA SE BASEN EN DATOS. NO HACERLO SERÍA PERDER TODO LO AVANZANDO.

Ante los anuncios oficiales de que a partir del 27 de abril se flexibilizará la cuarentena en el país, no son pocos los expertos que consideran que cualquier decisión debe tomar como base la dinámica epidemiológica del virus y los análisis obtenidos tras la aplicación de las medidas para contenerlo.

No es una tarea fácil. Según la salubrista Elizabeth Beltrán Ortiz, en esta decisión no solo juegan los componentes de riesgo, transmisión de enfermedad y muerte, sino también aspectos sociales, económicos, culturales y hasta de seguridad que por primera vez tocan a la totalidad de la población colombiana. "Esto no es un mero asunto de epidemiólogos e infectólogos, sino que involucra a muchas ramas del saber social que aquí deben tenerse en cuenta", agrega Beltrán.

Y en este sentido, el ministro de Salud Fernando Ruíz dijo que una sociedad no se puede mantener permanentemente encerrada, por lo que Colombia optó por un modelo de cuarentena en el que se tiene parte de la economía funcionando, como los servicios públicos, agrícolas, producción de alimentos, transportes, asistencia médica y domiciliaria, que sustentan lo básico.

Sin embargo, agrega Ruíz, lo que planteó el Ministerio no es la terminación de la cuarentena el 27 de abril, sino mantener el aislamiento preventivo obligatorio para grupos específicos y la cuarentena preventiva obligatoria de toda la población, con la opción de una apertura global muy sistemática, gradual y controlada de algunos sectores de la economía, pero con la claridad "de que en cualquier eventualidad o riesgo que se genere, volverá el cierre".

En ese sentido, el exministro de salud Gabriel Riveros apunta que antes de tomar cualquier decisión se requieren certezas sobre las cifras que indican el comportamiento de la pandemia y la garantía del cumplimiento de la gente con la medidas de protección. Y manifiesta que es urgente la realización de más pruebas en grupos definidos como los profesionales de la salud y los de los servicios, entre otros, para concretar el riesgo que tiene el virus por fuera de las casas. De cualquier otra forma, insiste Riveros, “sería perder lo que se ha ganado”.

En declaraciones hechas por la experta en temas relacionados con epidemias Zulma Cucunubá a Yolanda Ruíz, fue clara en sostener que la pandemia ha disminuido su velocidad de contagio en nuestro país debido al aislamiento social, pero en el momento que esta medida se levante, lo más seguro es que volvamos a un crecimiento exponencial de la pandemia.

USUARIOS QUE NO PUEDAN PAGAR SERVICIOS PÚBLICOS PODRÁN DIFERIRLOS EN CUOTAS

El Gobierno anunció este alivio para las facturas de abril y mayo. Hizo, además, un llamado para que los colombianos que sí puedan pagar sus obligaciones lo hagan, con el fin de no poner en riesgo la sostenibilidad y continuidad de la prestación de los servicios para todo el país.

Los colombianos que a causa de la crisis por el coronavirus no puedan pagar sus facturas de servicios públicos podrán diferirlas en varias cuotas. Así lo informó hoy el Gobierno Nacional, con lo que se amplía el beneficio que ya había sido anunciado sólo para los estratos 1 y 2, que ya podían optar por hacer el pago hasta en 36 cuotas.

Ahora, los estratos 3 y 4 podrán diferir el pago a 24 meses máximo. Esto aplica para acueducto, alcantarillado, energía y gas, en abril y mayo, y el interés mensual por cobrar será el que señale el índice de precios al consumidor (inflación).

Así, ejemplificó el gobierno, “una familia de estrato 3 que recibe su factura de acueducto o energía a un promedio de $80.000 mensuales, neto de subsidios, podrá diferir ese valor en los próximos 24 meses, sumando menos de $3.500 adicionales a las próximas facturas”.

La Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) publicó las resoluciones respectivas (resoluciones 058 y 059 de 2020) para esos servicios, con una particularidad: “para los usuarios de estratos 5 y 6, así como para los usuarios no residenciales, antes de proceder a la suspensión del servicio por el no pago de la factura, el prestador del servicio deberá ofrecerles la opción de pago diferido”, explica un comunicado de la entidad. Es decir, de alguna forma, todos los usuarios podrán verse beneficiados por el alivio.

"El usuario podrá decidir si se acoge a estas facilidades y el prestador del servicio está en la obligación de informarle las condiciones de aceptación de la opción de pago diferido, entre ellas, la tasa de financiación y las opciones de pago anticipado", señaló la Creg. Y agregó: "el usuario podrá pagar la totalidad del saldo pendiente en cualquier momento sin que para ello apliquen sanciones. En ninguno de los casos, el pago diferido incluye el diferimiento de pagos adicionales al del consumo de energía eléctrica o de gas, tales como alumbrado público, aseo, créditos, impuestos, entre otros".

Eso sí, tanto la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, como el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, hicieron un llamado, a los colombianos que puedan, para seguir pagando sus servicios y obligaciones en busca de la sostenibilidad y garantía de que los servicios se puedan seguir prestando.

Asimismo, los jefes de esas carteras hicieron también un llamado a la solidaridad. Suárez, durante su intervención televisada este jueves, explicó que existe la posibilidad solidaria de hacer un aporte voluntario en las facturas de los usuarios que sí pueden pagar, con el objetivo de apoyar la prestación del servicio para los más vulnerables ante esta situación.

Subcategorías

Subcategorías