Segunda masacre en Antioquia, tres jóvenes fueron asesinados en una finca

La hipótesis de las autoridades señala que se trató de una disputa por venta de estupefacientes. Tres personas fueron asesinadas en la noche de este jueves en zona rural de Andes, Antioquia. Una de las víctimas es menor de edad, según confirmaron las autoridades.

De acuerdo con las primeras pesquisas, el crimen se presentó a las 8:30 de la noche en la vereda Cañaveral bajo, finca Tumaco, que queda a unos 50 minutos del casco urbano de dicho municipio del suroeste antioqueño. La hipótesis que hay hasta el momento señala que se trató de una disputa por la venta de estupefacientes en ese territorio.

Las víctimas fueron identificadas como Arlex James Rodríguez Mora, de 27 años, un agricultor nacido en Manizales; Gilberto Alejandro Potes Valois, de 19 años, un estudiante; y Alexis Ospina Cruz, de 14 años de edad.

De acuerdo con el informe policial, llegaron hasta esta zona del municipio tras una llamada. "Mediante llamada telefónica a la subestación de policía Farallones, informan que en la finca Tumaco se escucharon varios disparos. Personal policial llegó hasta el lugar de los hechos tomando contacto con los familiares que residen allí, quienes manifiestan que habían ingresado varios sujetos armados y encapuchados, disparando en contra de las víctimas", dicta el informe.

Luis Fernando Suárez, gobernador encargado de Antioquia, lamentó el crimen que enluta a Andes y anunció que se tomarán medidas con el Ejército, la Fiscalía y la Policía, con el fin de combatir a los violentos que sacuden a la región. “Mi solidaridad con el pueblo de Andes, hoy duramente golpeado por la violencia. Conocemos la complejidad de los fenómenos criminales que azotan el Suroeste y no vamos a cesar en nuestro empeño de combatirlos”, señaló el mandatario. El hecho se suma a otra masacre ocurrida en la misma subregión, pero en el municipio de Venecia, este 23 de agosto. En su momento, las autoridades anunciaron que fortalecerán los controles territoriales e institucionales en el marco del Plan Cosecha Cafetera.

“Hay identificada claramente una disputa entre estructuras criminales del ‘clan del Golfo’ y estructuras criminales que tienen presencia en el valle de Aburrá, esa disputa hoy es estratégica porque estamos empezando la cosecha cafetera y lo que estos delincuentes quieren es el control territorial para poder vender narcóticos”, indicó Suárez.

El mandatario agregó que las masacres en Venecia y Andes no quedarán impunes.

Fuente: El Tiempo

Otra masacre en Colombia. Esta vez en el municipio de Abrego, Norte de Santander

Otra masacre se registró en la región del Catatumbo en Norte de Santander, donde fueron asesinadas tres personas en el municipio de Abrego, al norte de ese departamento.

Las autoridades informaron que el hecho se registró en la vereda Palo Quemado de esa población donde parecieron tres hombres con varios impactos de arma de fuego.

Hasta el momento se desconoce la identidad de las víctimas y los móviles que rodearon la acción violenta. Se informó que los cuerpos aparecen uno encima de otro y con varios impactos de arma de fuego.

La comunidad advierte que al parecer estas personas no serían oriundas de la región, sin embargo, una comisión de policía judicial se desplazó al área donde se registró el hecho.

Esta es la cuarta masacre que se registra en Norte de Santander en el presente año según advirtieron defensores de derechos humanos.

“Si ven un atraco, atropellen a los ladrones con su carro”: Gobernador del Meta

Unas polémicas declaraciones relacionadas con la delincuencia común, emitidas por el gobernador del Meta, han despertado rechazo y apoyo en redes sociales y círculos sociales de todo el país.

Juan Guillermo Zuluaga, gobernador del Meta de manera directa instó a la ciudadanía a tomar justicia por mano propia y “atropellar” a los ladrones cuando alguien sea testigo de un robo.

“Si yo voy en mi carro y veo que está siendo objeto de un robo alguna persona, con mi carro lo estrello”, se escucha al mandatario decir en un audio, tras una rueda de prensa que dio a través de sus redes sociales personales y de la Gobernación del Meta.

Pero además el Gobernador expresó “Esta Gobernación está incluso en la disposición de tener un grupo de abogados para defender a los ciudadanos” que tomen justicia por mano propia, complementó sobre su polémica invitación.

El mandatario se justificó en que hay un tema que preocupa mucho a la gente, y es el raponeo desde motocicleta, delincuentes que tienen por objetivo a las mujeres.

Termina en Colombia el aislamiento preventivo obligatorio

El presidente Iván Duque anunció que la fase de aislamiento preventivo obligatorio, se terminará el 31 de agosto y a partir del 1 de septiembre empieza el aislamiento selectivo.

Aunque esta nueva fase será “flexible” en medidas, el presidente aclaró que no se podrá consumir alcohol en bares y tampoco se reactivarán las discotecas o sitios con grandes concentraciones.

Sin embargo, la emergencia sanitaria se extenderá hasta el 30 de noviembre, pero para impartir medidas de salud y prevención, es para tener un concepto de aislamiento selectivo, de distanciamiento y responsabilidad individual, precisó el mandatario.

Así que, desde septiembre, ya no se manejarán las excepciones, sino restricciones puntuales a ciertas actividades.

De acuerdo con Duque, en este punto es clave tener en cuenta la forma en que se han categorizado los municipios, desde no-covid o baja afectación hasta los que han sido golpeados muy fuerte por el virus. Esto servirá para seguir avanzando en los pilotos de reactivación de sectores, "con el criterio donde todos nos seguimos protegiendo para proteger a los demás", dijo Duque.

Asimismo, desde septiembre se acelerará la reactivación de vuelos, pero con una vigilancia especial en los municipios de alta afectación por el coronavirus.

Sobreviviente relató cómo fue el asesinato de los jóvenes en Samaniego

SEMANA estuvo en ese municipio y reconstruye la masacre de los ocho estudiantes a partir del testimonio de Javier, el joven que tuvo que oír cómo asesinaban a quemarropa uno a uno a sus amigos. En su pueblo ya nada volverá a ser como antes.

Javier alcanzó a detallar minuciosamente a los cuatro hombres con capucha que irrumpieron en el asado a las 9:30 p. m., mientras él departía con sus amigos.

En pocos segundos, los observó de pies a cabeza en busca de un brazalete o alguna prenda distintiva del ELN. Pensó que eran miembros de esa guerrilla, que suelen patrullar por esa zona rural, así que se quitó la gorra para que lo reconocieran. La mayoría de los 40 jóvenes que departían esa noche no vivían en Samaniego, pero sí nacieron ahí. Eran hijos de la región y eso –pensó– quizás podía protegerlos.

Sin embargo, no halló nada que identificara a los asesinos, salvo que lucían armas que parecían nuevas, tenían botas de cordones ajustables, pantalones de jean, chalecos negros, fusiles de asalto y pistolas automáticas. Los encapuchados no hablaron mucho, solo lo necesario para encerrar a las mujeres en un cuarto y tirar boca abajo a los hombres. “Puedo afirmar con seguridad que no eran de la zona, incluso uno de ellos tenía acento mexicano”.

Los asesinos caminaron por encima de los jóvenes y escogieron a tres sin mediar palabra. Los llevaron al centro del semicírculo en que habían dispuesto las sillas para conversar en la fiesta y, una vez allí, los arrodillaron. Les apuntaron de frente y comenzaron a dispararles uno a uno a quemarropa.

Primero mataron a Byron Danilo Patiño. Había llegado tres meses atrás al pueblo, después de cursar su carrera de contador público en Cali. Tenía 25 años, dotes de cantante aficionado y una facilidad envidiable para el microfútbol. Le dispararon a un metro y en la cara. Después murió Brayan Alexis Cuarán, de 25 años, amigo de infancia de Byron y deportista destacado en Samaniego. Javier escuchó los disparos desde el piso y cerró los ojos para no grabar esa imagen en su mente.

Con Daniel Steven Vargas, estudiante de Radiología en Pereira, tardaron un poco más. Los criminales no tenían prisa, dejaron que la sangre de los asesinados llegara hasta los rostros de quienes aún permanecían boca abajo. Javier pensó que el horror cesaría ahí, pero una vez más escuchó cuatro disparos a quemarropa. “Traigan a los otros”, dijo uno de los matones. En ese momento todo fue caos.

Luego le dispararon a Laura Mishel Melo Riascos, 19 años, estudiante de Medicina en Pasto, quien también trató de huir y se desplomó a unos 8 metros. Javier no supo bien cómo asesinaron a Jhon Sebastián Quintero, que a sus 23 años había representado a Samaniego en la selección de Nariño y era toda una promesa del fútbol en el pueblo. Estudiaba Administración de Productos en Pasto. “Sebastián estaba al lado mío cuando se formó la balacera, yo me mandé las manos a la cabeza y cerré con fuerza los ojos, estaba muy asustado”.

Antes de abandonar la casa, los asesinos sacaron a las mujeres del cuarto y les mostraron lo que habían hecho y luego les ordenaron a todos correr. Algunos se internaron en el follaje del monte que circundaba la casa y otros se lanzaron al río Pacual, que pasa a 50 metros de ese lugar.

“Yo no sabía que Sebastián estaba herido, apenas me levanté traté de levantarlo a él también, pero tenía un disparo en el cuello. Le dije: ‘Sebas, respire. Míreme, respire. Ya vengo, voy por ayuda’”, cuenta Javier. A los pocos minutos agarró su moto y a unos 200 metros, cuando divisó la carretera pavimentada, se dio cuenta de que había tres camionetas blancas de doble cabina con 15 hombres bien armados. Y quedó frío cuando se percató de que los cuatro asesinos fumaban tranquilamente recostados contra las camionetas.

La casa donde ocurrió la masacre es la última sobre un pequeño barranco rodeado de vegetación. Para llegar a la carretera principal que conduce al casco urbano, hay que bajar una loma de unos 100 metros, pasar un puente vehicular sobre el río Pacual y subir 150 metros más. Javier los vio cuando se le apagó la moto en la pendiente; entonces, la dejó ahí y regresó corriendo. No había forma de llegar al pueblo sin que los matones lo vieran.

El encuentro

El asado empezó a las dos de la tarde en la vereda Santa Catalina, a 2,1 kilómetros del casco urbano, que por su cercanía parece un barrio más de Samaniego. Óscar Andrés Obando organizó todo en casa de su abuela, Socorro García, fallecida hace un mes, para celebrar el reencuentro de la mayoría de sus amigos. Por primera vez en más de un año, la mayoría de los jóvenes samanieguenses que estudian por fuera estaban en el pueblo. Hubo karaoke, baile, licor, risas, juegos y felicidad.

Ese sábado no había comenzado bien en Samaniego. Desde temprano el ambiente estaba enrarecido por el asesinato, en pleno centro del municipio, de Jessica Zúñiga Jaramillo, una joven de 26 años, mesera de un reconocido bar. Dos hombres la balearon cerca a la estación de Policía, y a pesar de que estaba con otras personas, nadie más resultó herido. Sobre la víctima se sabe muy poco: solo que era de Cartago, Valle. “Que alguien nos ayude”

Después de ver a los matones sobre la vía, Javier regresó a la escena del crimen. El pequeño patio era un río de sangre, los sobrevivientes lloraban sobre los cadáveres, y Sebastián y Laura aún estaban heridos. Él no podía hablar y ella pedía ayuda. “Que alguien nos ayude, por favor”, gritaba la joven desesperada por el dolor.

Ya habían pasado 20 minutos desde el ataque y aún no aparecía la policía, el Goes ni los bomberos. Como si nadie hubiera escuchado la lluvia de disparos en la casa de Socorro García. Javier se aventuró de nuevo a la carretera, sumido en la tristeza y desesperanza. “Cuando volví, ya no estaban; entonces, pasé derecho al pueblo a buscar a los bomberos. En el camino vi a muchos familiares que ya venían”.

El profesor Jesús Quintero llegó entre los primeros. Su hijo Sebastián aún respiraba con dificultad. Lo llevó en sus brazos hasta la carretera principal, donde esperaba una ambulancia. Esa mirada es lo último que recuerda de su hijo con vida. Sebastián tenía una hemorragia interna y murió por broncoaspiración a mitad de camino. Laura resistió un poco más. La recibieron en el hospital municipal, pero el único médico y las dos enfermeras no podían ayudarla. Entonces, ordenaron trasladarla hacia Pasto, aunque falleció en el camino.

Ellos disparaban sin sonrojarse, casi que les daba gracia. Eran fríos. Pudieron matarnos a todos si querían, porque no iban por nadie en específico. Yo creo que trataban de enviar un mensaje con esto”, agrega Javier.

María Visitación Rosero vistió el cadáver de su hijo Brayan Cuarán con el suéter que le pidió minutos antes de la masacre. “Él me llamó y me dijo que le mandara un buso, porque estaba haciendo mucho frío. Un muchacho debería venir por él, pero nadie llegó”, dice.

Cinco minutos antes de la masacre, los asesinos bloquearon la entrada al río Pacual y al vecindario donde está la casa de Socorro García. En la vía principal atravesaron las camionetas y devolvieron a varios motociclistas. Uno de ellos debía llevar más trago a la fiesta, pero le dijeron que debía regresar a Samaniego. “Estaban con pasamontañas. Solo me pararon y me dijeron: ‘Tiene 30 segundos para voltear la moto e irse’. Yo arranqué como loco, casi me caigo”, le contó el domiciliario a SEMANA.

Denuncian masacre de cinco personas en El Caracol, Arauca

Jesús Quintero cree que las masacres en Samaniego aumentarán, porque se avecina una nueva guerra con jugadores extranjeros en el territorio. “Estamos abandonados. En nuestro municipio no es la primera vez, ya venimos de masacre en masacre; aquí en Samaniego las masacres se presentan hasta en el casco urbano, a centímetros de la Policía, y nadie ha hecho nada”.

Javier logró llegar a los bomberos 5 minutos antes de las diez de la noche. Pidió ayuda desesperada desde afuera de la estación.

Nadie creía lo que narraba, pero lo acompañaron. Uno de los socorristas no aguantó el impacto de la escena y vomitó sobre un matorral. La sangre se había secado, algunos cadáveres tenían expuesta la masa cerebral, y varios familiares y amigos lloraban en forma desgarradora. Samaniego vivió en 20 minutos un escenario de terror que nadie había imaginado. En ese pueblo nariñense ya nada volverá a ser como antes.

Fuente principal: Semana

Subcategorías

Subcategorías