El obispo y yo

Si Carlos Julio González es el segundo gobernador más popular del país y Rodrigo Lara Sánchez el sexto mejor alcalde, pongo en duda que yo sea el columnista más leído en el Huila, según Cifras y Conceptos, que nos puso a los tres en esos lugares.

No puede tener tanta admiración un gobernador que no ha hecho nada concreto y se ha limitado a hablar bonito, con un discurso dulzón y meloso, promesero, siempre pintando pajaritos, como en campaña. Acierta el que haya dicho que el arte de gobernar a los hombres consiste en nunca decir la verdad.

El alcalde pirómano de Villavieja, Huila

Organizó quema de pólvora y “por coincidencia” incendió el hotel de su contradictora política

Con la ilusión de todo padre, lo bautizaron Yordan, seguramente por Yordano, el cantante italo-venezolano. O quizá –más pretenciosos- por Jordan (Michael) el mejor basquetbolista de la historia. Pero este Yordan Aris Pacheco, conocido como el alcalde lechón, tenía como destino ponerse de ruana su pueblo, Villavieja.

Especialista en marranos (de ahí el remoquete “lechón”), hizo dos campañas, la primera que perdió y la segunda que lo convirtió en alcalde, a punta de lechona. Le quedaba fácil traer camiones llenos de patas de marrano, que desechan de los cerdos que sacrificaban en Bogotá para su lechonería, Mr Yordy.

Concejo de Neiva, presidido por cantante de música popular

Controversia por su inexperiencia política y el lenguaje crudo de sus canciones

Un día casi me linchan por decir que el flamante Club Social de Neiva se había convertido en un salón comunal que alquilaban por piezas –como un inquilinato- para subsistir. El otrora símbolo de la alta sociedad huilense se vino abajo, como otros tantos emblemas de cierta clase pudiente, que también entró en desgracia.

Ahora la democracia nos depara otra grata sorpresa, la llegada a la presidencia del Concejo de la capital de un hombre del pueblo, de la comuna 9, líder de su comunidad a través de la radio comunitaria. Y además cantante de música popular, con videos de borrachos y mujeres infieles, amores y despechos, nalgas y vagabundas.

El alcalde de Neiva no entiende que no entiende

Me dice la tía Elisa que en su larga vida no había conocido tipo más cretino que el alcalde Lara Sánchez, que no entiende lo que está pasando en la ciudad y lo que esperan sus ciudadanos.

Le exigí a la tía respeto por la digna autoridad del burgomaestre y le pedí cambiar la palabreja porque cretino me parece abusivo. Ella, que no da brazo a torcer y barre con la lengua, me remitió al diccionario, que dice muy clarito: “estúpido, necio”.

No falta el sapo



El mundo está lleno de aduladores y en escala más rústica y ordinaria de sapos, capaces de azotarse en público, ponerse de rodillas, besarle los pies al poderoso, agredir al crítico para obtener la confianza y el aprecio, o simplemente un buen contrato.

El señor Julio Bahamón, que suele montarse en un parapeto, nombre apropiado para su escrito semanal, saltó como batracio en defensa del gobernador y la familia González Villa y sin mencionarme habla de un columnista “que la viene  emprendiendo con toda clase de consejas, injurias, calumnias y señalamientos, contra el Dr. Carlos Julio González Villa y su hermana, con mentiras y falsas acusaciones colocando en tela de juicio a una familia digna…”.